Mancuso envió una carta a Gustavo Petro y está deacuerdo con el perdon social

21

El exjefe paramilitar, Salvatore Mancuso, en las últimas horas envió una carta al candidato presidencial Gustavo Petro, donde manifiesta que ve con buenos ojos la propuesta de perdón social que ha venido planteando el líder de la Colombia Humana como uno de los puntos en su campaña.

En la misiva, de casi dos cuartillas, que fue enviada desde el estado de Georgia, Estados Unidos, el excomandante de las Autodefensas Unidas de Colombia, desmovilizado en 2005 y extraditado a Estados Unidos en 2008, fijó posición con el planteamiento del perdón.

“Dr. Petro, al margen del ruido electoral, su idea del perdón social no es absurda, ni es caprichosa”, manifestó Mancuso en la carta que ha sido difundido en la cuenta de Twitter de Ricardo Ospina, director de servicios informativos de Blu Radio.

En la carta también habló sobre la llamada que él le hizo a Petro, quien en los últimos discursos la ha dado a conocer, diciendo que fue para que le salvara a uno de sus hijos que estaba en peligro en la ciudad de Montería.

 

“Me he enterado que públicamente se ha referido usted, a una conversación telefónica que tuvimos, la cual yo busqué; en efecto, corroboro que así fue”, escribió Mancuso.

En la nota se refirió a los problemas que se presentan en las cárceles de Colombia. Tildó al sistema de tener una visión “cortoplacista que prefiere, antes que la resocialización y la reintegración, obsesionarse con abarrotar las cárceles como única expresión de hacer justicia”.

Termina la misiva diciéndole al candidato del Pacto Histórico que considera que aplicar el perdón social, del cual habla Petro, es aplicar los principios del enfoque restaurativo que fundamentan la justicia transicional y permitir que el castigo se convierta en un proceso para resarcir el daño, para que de esta manera las víctimas puedan tener reparación y garantizar la no repetición.

“Yo en concreto, he expresado reiteradamente que estoy en disposición de ayudar a ponerle punto y final a las violencias emergentes, a servir como gestor de paz y reconciliación para colaborar en procesos que nos ayuden a pacificar los territorios, erradicar los factores de persistencia y promover el desarrollo de las regiones, inculcando en los jóvenes la idea de que tomar un arma no sea nunca una opción”, se lee en parte del escrito.